Visita

Yacimiento arqueológico

En el subsuelo del Palacio de Buenavista se ha encontrado un importante testimonio de lo que constituyen las raíces de Málaga, una de las ciudades más antiguas de Occidente con cerca de 3.000 años de ocupación continuada. Las excavaciones han dejado al descubierto excepcionales restos arqueológicos que revelan la presencia de vida fenicia, romana, árabe y renacentista.

Malaka, ciudad fundada por los fenicios hacia el siglo VIII a.C., se emplazó en la ladera baja del monte de la Alcazaba. Desde el principio, la población desarrolló una intensa actividad basada en la explotación metalúrgica junto con la producción de púrpura y salazones.

A partir del siglo VI a.C. estuvo bajo dominio púnico, hasta que fue conquistada por los romanos tras la Segunda Guerra Púnica (finales del siglo III a.C.) y su nombre se convirtió en Malaca. Integrada dentro de una de las provincias de Roma, mantuvo sus privilegios como ciudad federada. El gran desarrollo de las industrias pesqueras hizo que se consolidara su carácter comercial. Con la desmembración del Imperio Romano, los visigodos dominaron estos territorios. El periodo se caracteriza por la decadencia de la ciudad, salvo el intervalo de ocupación Bizantina en el que jugó un papel primordial probablemente como capital imperial.

En 711 cayó en poder de los árabes, pasando a depender del emirato cordobés. Algo después, desde el s. X, vuelve a destacar entre las poblaciones del sur de la Península al convertirse en el principal puerto del reino nazarí de Granada, por el cual se expedían sus productos más destacados. En 1487, Málaga es conquistada por los Reyes Católicos.

En el subsuelo del Palacio se podrá visitar un yacimiento arqueológico, donde cabe destacar los siguientes restos:

· Construcciones de finales del siglo VII – principios del siglo VI a.C.
Corresponden a parte de una vivienda fenicia.

· Muralla fenicia construida a principios del siglo VI a.C. Protegía la ciudad en su lado Norte, donde probablemente se localizaba una de las puertas de entrada.

· Torre fenicia perteneciente a la segunda línea de muralla. Fue construida a finales del siglo VI a.C.

· Habitaciones internas de una de las torres fenicias perteneciente a la segunda línea de la muralla construida a finales del siglo VI a.C. Estaría situada junto a una de las puertas de la ciudad.

· 4ª Ánfora greco-itálica. Finales del siglo III – principios del siglo II a.C.

· Restos de piletas pertenecientes a una factoría romana de salazones de pescado. Estuvo en actividad desde el siglo III al V d.C. En ella se elaboraban productos derivados de la pesca, como el famoso garum, que se exportaban a Roma.

· Calle empedrada destinada a la entrada de carruajes al Palacio de los Condes de Buenavista. Siglo XVI.

· Restos del suelo original del sótano del Palacio de los Condes de Buenavista, con tinajas embutidas destinadas al almacenamiento de víveres. Siglo XVI.
 

  • <b>Restos de la antigua muralla fenicia<br><br><br></b>
  • <b>Construcciones de finales del siglo VII – principios del siglo VI a.C. \r\n</b>
  • <b>Al fondo de la imagen, vestigios de una factoría romana de garum<br><br><br></b>
  • <b>Muralla fenicia construida a principios del siglo VI a.C.</b>