Exposiciones Temporales

Los juguetes
de las vanguardias


04.10.10 - 30.01.11

En el primer cuarto del siglo XX se gestaron ideas políticas y sociales que pretendían una ruptura con las fórmulas anteriores y la instauración de nuevas formas de gobierno. Comunismo, fascismo o las democracias surgidas tras la caída de los antiguos imperios centroeuropeos atrajeron a colectivos de artistas que con entusiasmo esperaban que sus propuestas estéticas se trasladaran a la sociedad para impregnar la cotidianidad y, de esta manera, contribuir al origen de un estilo de vida diferente.

Las nuevas ideas pedagógicas incidían de un modo muy especial en los aspectos culturales de la educación, a la vez que reclamaban nuevos materiales didácticos que permitieran transmitir estos valores a los niños de entonces. A estas teorías se unían otras de reciente publicación, como los estudios sobre la psicología, muy influyentes también en el arte, que resaltaban la importancia de la niñez en el desarrollo de las personas.

Por estos motivos, durante estos años arte y pedagogía transcurrieron por caminos paralelos, padeciendo a menudo contradicciones semejantes y compartiendo frecuentemente el mismo destino. Como ejemplos, el Futurismo italiano, que pasó de la colaboración con el régimen de Mussolini al desencuentro, o los artistas de vanguardia rusos, asociados a la revolución bolchevique y luego en muchos casos acosados; o la Bauhaus, primero aplaudida y más tarde perseguida. Entre unos y otros, surgieron múltiples iniciativas destinadas al niño que habría de convertirse en el hombre del siglo XX.

La exposición
Marionetas, escenarios en miniatura, muñecos, juegos, muebles, libros… Los resultados del esfuerzo por integrar arte y educación fueron muy numerosos. Los juguetes de las vanguardias reunió un excepcional conjunto de objetos que mostró algunos de sus más destacados ejemplos, así como las obras de otros artistas que, sin más pretensión que la diversión, las crearon para el disfrute de sus familiares y amigos. 

Pablo Picasso, Giacomo Balla, Alexander Calder, Fortunato Depero, Marcel Duchamp, Alexandra Exter, Paul Klee, El Lissitzky, Joan Miró, Alexander Rodchenko, Edward Steichen, Oskar Schlemmer, Ladislav Sutnar, Sophie Taeuber-Arp y Joaquín Torres-García fueron algunos de los artistas más influyentes del siglo XX representados en esta exposición. Con el juego como hilo conductor, intervinieron disciplinas tan diversas como las artes visuales, el teatro, la fotografía, el diseño, el cine o la literatura. A propósito de esta última categoría, escritores como Marcel Aymé, Ramón Gómez de la Serna, Rudyard Kipling, Edgar Neville, Vladimir Maiakovski y Jacques Prévert estuvieron entre los autores de algunos de los cuentos e historias para niños que fueron expuestos.

Los juguetes de las vanguardias
mostró así diferentes grupos de obras. Por una parte, un conjunto de juguetes y construcciones de finales del siglo XIX y principios del XX planteados con clara intención didáctica. Por otro lado, presentó una selección de juguetes y libros obra de artistas adscritos a diferentes movimientos como el Constructivismo y el Futurismo o a escuelas como la Bauhaus. Estos creadores los idearon para ser producidos en serie y posteriormente comercializados, como los fotolibros de Steichen o los juguetes educativos de Alma Siedhoff-Buscher. 

El tercer grupo de obras fueron las concebidas como objetos únicos, en ocasiones como regalos para su entorno más próximo. Es el caso de la mesa de televisión que Picasso convierte en un caballito para su nieto Bernard, las marionetas que Klee y Schlemmer hacen para sus hijos o el circo ambulante orquestado por Calder, documentado en una de las cinco películas que se proyectaron en la exposición.

Los juguetes de las vanguardias
se completó con la sección Promesas de futuro. Blaise Cendrars y el libro para niños en la URSS. 1926-1929, que reconstruía la exposición que el escritor Blaise Cendrars organizó en París en 1929, que incluía libros, catálogos y carteles dirigidos a los niños y realizados por artistas de la vanguardia rusa durante los primeros años de la revolución soviética. Tras la clausura de la exposición, ésta viajó al Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM), en donde se mostró durante la primavera del 2011.

Comisarios y publicaciones
Producida y organizada por el Museo Picasso Málaga, la exposición estuvo comisariada por Carlos Pérez, responsable de Exposiciones del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) y José Lebrero Stals, director artístico del MPM. Asimismo, contó con la colaboración de un equipo de asesores internacionales que incluyó a Juan Bordes (escultor, arquitecto, profesor, escritor y académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid); Cecilia Buzio de Torres (especialista en Torres García); Luigi Cavadini (director del Museo d’Arte Contemporanea di Lissone); Françoise Lévèque (conservadora de Fondos Históricos de la Bibliothèque de L’Heure Joyeuse de París); Iva Knobloch (conservadora del Museo de Artes Decorativas de Praga) y la historiadora del arte y filóloga Medea Hoch de Zürich.

Con motivo de Los juguetes de las vanguardias, se editaron dos libros. Por una parte uno que, con el mismo título de la exposición y en dos ediciones –español e inglés—, contiene ensayos tanto de los comisarios como de los citados expertos, así como reproducciones de las obras expuestas. La segunda publicación, realizada en colaboración con el MuVIM, está dedicada a la sección de Blaise Cendrars.

Ambas publicaciones están disponibles en la Tienda-librería MPM.

Actividades educativas
Como complemento, en la planta temporal baja se creó un espacio de interacción, juego y lectura tanto para adultos como para niños que adentraba a los visitantes en las corrientes artísticas y pedagógicas que inspiraron los objetos de la exposición. También hubo reproducciones de juguetes educativos actuales basados en los diseños de los artistas de la vanguardia e información esencial sobre los aspectos revolucionarios y novedosos que supusieron las teorías pedagógicas a partir de las cuales se desarrollaron estos materiales.

Los juguetes de las vanguardias
 fue también el tema principal de las visitas-taller incluidas que, tanto a la nueva exposición como a la Colección MPM, se planificaron dentro del programa educativo que el Museo ofrece cada año a los centros escolares. 

La exposición también fue la protagonista de las Charlas en el Museo, las visitas guiadas que cada jueves a las 18.00 horas tienen lugar en el MPM.

Seminarios
Además, el MPM organizó tres seminarios alrededor de Los juguetes de las vanguardias que plantearon tres modos diferentes tanto en temas como en intensidad de aproximarse a las teorías, formas y estética de esta época. El primero de estos seminarios estuvo directamente asociado a la exposición y es por ello que llevó el mismo nombre. Lo inauguró el miércoles 6 de octubre el co-comisario, Carlos Pérez, al que siguieron el crítico Christopher Turner (14 de octubre), Iva Knobloch (21 de octubre) y Juan Bordes (28 de octubre).

El segundo seminario llevó el título de Utopías de las vanguardias. Artes para otro mundo y estuvo planteado como sesiones de profundización y estudio para un reducido grupo de 15 alumnos, a los que se les propuso redescubrir los componentes de proyección y construcción de un mundo nuevo, de un ideal de humanidad, según fueron planteados hace ya un siglo por los artistas de las vanguardias europeas. Las sesiones inaugurales (4 y 5 de noviembre) corrieron a cargo de Félix Duque, catedrático de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid. Tras Duque, fue el turno de Juan Luis Moraza (10 y 11 de noviembre), artista y profesor de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Vigo; y de Francisco Javier San Martín (17 y 18 de noviembre),  profesor de Historia del Arte de la Universidad del País Vasco. Las sesiones de clausura (24 y 25 de noviembre) corrieron a cargo de Luis Puelles, profesor de Estética y Teoría de las artes de la Universidad de Málaga y coordinador de esta actividad.

El tercero y último de los seminarios se centró en los proyectos arquitectónicos que desde la vanguardia se dirigieron a los niños. Bajo el título de Arquitectura, infancia y juguetes de vanguardia y coordinado por José Ramón Moreno, director de la Escuela de Arquitectura de Málaga, un total de cuatro especialistas en la materia expusieron sus conocimientos sobre este asunto. Tuvo lugar en el Auditorio MPM y abrió el ciclo Juliet Kinchin, comisaria del Dpto. de Arquitectura y Diseño del MoMA de Nueva York (11 de noviembre). Le siguieron Fréderic Migayrou, director del Dpto. Arquitectura del Centre national d'art et de culture Georges Pompidou de París (18 de noviembre); Xavier Monteys, arquitecto y profesor del Dpto. de Proyectos de la Universitat Politècnica de Catalunya (25 de noviembre); y Takaharu Tezuka, arquitecto en Tezuka Architects y profesor de la Universidad de Tokyo (2 diciembre).

atras