La Colección

Naturaleza muerta con cráneo y tres erizos
París, 6 enero 1947
Óleo sobre lienzo
60 x 72,5 cm
Museo Picasso Málaga 
Donación de Christine Ruiz-Picasso
(MPM1.1)

Naturaleza muerta con cráneo y tres erizos

A finales de 1946, de vuelta en París tras pasar cuatro meses en el sur de Francia, Picasso siguió pintando imágenes relacionadas con lo que había hecho en Antibes. Así, en esta Naturaleza muerta con una cráneo y tres erizos de mar, los frutos del mar son emblemáticos de la reciente temporada vivida junto al Mediterráneo […]. 

El otro motivo de la composición es la calavera, una obsesión de Picasso en sus naturalezas muertas desde finales de la Segunda Guerra Mundial. En pinturas anteriores se muestra frecuentemente al lado de otros objetos o comestibles alusivos a la muerte […]. En cualquier caso, la calavera de esta naturaleza muerta aparece como contrapunto formal  del cestillo de erizos. Las cuencas oculares se convierten en ojos de mirada fija, y de la boca casi se podría decir que sonríe; hasta la luz que entra por la ventana la envuelve y realza. Si como símbolo la calavera se asocia normalmente con la muerte, aquí su presencia contrasta con los manjares del mar y los placeres de la vida.



Marilyn McCully en Museo Picasso Málaga: colección (FMPM. LPCBRP, 2010, p. 40).

  • Olga Khokhlova<br>con mantilla
  • Frutero
  • Madre y niño
  • Acróbata
  • Mujer con los brazos levantados
  • Naturaleza muerta con cráneo y tres erizos
  • Jacqueline sentada
  • Bañista
  • Mosquetero con espada
  • Pequeña figura
  • Bañista jugando
  • Insecto